El pueblo nevado de Broadway, en Worcestershire.

Lugares acogedores de los Cotswolds

Lleno de pueblos pintorescos, esta preciosa zona del sur de Inglaterra es un refugio incluso en invierno

Como cualquier inglés sabe, hay que estar siempre preparado para las cuatro estaciones, sobre todo en invierno. Un día soleado y fresco puede convertirse en un aguacero. Aun así, no hay nada como la sensación de sacudirse el chubasquero después de un paseo húmedo y borrascoso, y entrar en un pub acogedor en uno de los destinos más bucólicos del Reino Unido.

 
Con sus ondulantes y verdes colinas y sus encantadores pueblos pastorales, los Cotswolds, entre Oxford y Cirencester, están clasificados como «Área de Belleza Sobresaliente» por el gobierno británico. Esta pintoresca región es un famoso refugio para algunas de las mayores celebridades del Reino Unido, como Kate Moss o los Beckham. Durante el verano, los Cotswolds son un destino popular tanto para los amantes de la naturaleza como para los que tienen alma de paparazzi. Puede que el tiempo sea peor en invierno, pero la zona es igual de bonita. Estos son nuestros lugares favoritos más acogedores para ir cuando pare de llover.

Los Cotswolds

Conocida como «la puerta de entrada a los Cotswolds», Burford está a sólo 25 minutos en coche de Oxford y es todo un jardín del edén junto a la A40. El Centro de Jardinería de Burford lleva vendiendo plantas desde 1975 y es un destino popular para los lugareños, incluso durante el invierno. Con sus invernaderos de madera de época, una visita aquí es como estar dentro de un terrario. 

Una vez que hayas explorado el follaje (que abarca desde helechos locales hasta plantas tropicales) visita la galería de arte para descubrir piezas locales llamativas pero asequibles. Termina tu visita con una copa en la cafetería, que cuenta con espejos vintage y mobiliario shabby chic. En ocasiones, famosos chefs como Yotam Ottolenghi organizan cenas aquí.

Oxford

A poca distancia de Burford se encuentra el encantador Woodstock, un pueblo creado por el rey Enrique II, que se retiró aquí para reunirse con Rosamund Clifford, su amante de la época. A tiro de piedra de la plaza del mercado del pueblo se encuentra el majestuoso Palacio de Blenheim, sede de los duques de Marlborough y lugar de nacimiento de Winston Churchill. El edificio barroco y los amplios terrenos (creados por Henry Wise y Achille Duchêne) datan de 1704 y están clasificados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Blenheim cuenta con interiores dorados y obras de Delacroix. Las 2.000 hectáreas de jardines formales y parques permiten pasar horas recorriendo los puentes y admirando la flora. Al igual que otras costosas fincas aristocráticas, Blenheim ha servido de plató para películas como La joven Victoria, con Emily Blunt, o Harry Potter y la Orden del Fénix. 

Cuando hayas visto todo Blenheim, vuelve a The Feathers, un hotel boutique de Woodstock, para tomar una copa en el Gin Bar, que en su día ostentó el récord de tener el mayor número de ginebras del mundo: 400, por si alguien pregunta. 

Para los que prefieren pasar el tiempo acurrucados con un buen libro en lugar de una copa, una visita a Jaffé y Neale, en Chipping Norton, es fundamental. 

Esta librería independiente lleva abierta al público desde 2006. Repartidos en tres plantas de una antigua casa de piedra, Jaffé y Neale cuentan con cientos de tomos que van desde la poesía hasta la ciencia ficción. Los propietarios, Polly y Patrick, organizan regularmente eventos y charlas con los autores visitantes. Escúchales leer sus obras mientras saboreas una tarta Clementine casera
sin gluten. 

¿Buscas algo un poco más indulgente? Entonces, una visita a Wild Rabbit, en Kingham, te vendrá como anillo al dedo. El Wild Rabbit, propiedad de la finca Daylesford, una de las granjas ecológicas más sostenibles del Reino Unido, es un establecimiento de alta cocina y hotel. El interior del restaurante es tan moderno como sus versiones de los clásicos británicos, como el Wellington de venado, con ingredientes de temporada de origen local. Para una visita más discreta, visita su relajante bar, donde podrás acurrucarte en uno de los sillones de ante marrón junto a la chimenea de doble cara (quizá con un libro comprado en Jaffé y Neale).

Un viaje a los Cotswolds no está completo sin una parada en Bourton-on-the-Water, uno de los pueblos más idílicos de la zona. Dividido en dos por el poco profundo río Windrush, los visitantes acuden aquí por sus puentes de poca altura y sus casitas jacobinas y georgianas de piedra arenisca, que desprenden un brillo de miel cuando les da el sol.

La posada Mousetrap de Bourton es el lugar ideal para conocer a los amables lugareños y tomar una o dos pintas. La cena del domingo es especialmente deliciosa, con ricos guisos de carne y verduras asadas. Acomódate bajo las vigas de madera que cuelgan a baja altura y deja que el sonido del fuego crepitante le inunden. Pronto olvidarás el clima invernal del exterior.