Fair Verona is more than just a city for Shakespeare lovers. Credit: EyeEm

Verona: guía de la ciudad

Déjate seducir por la ciudad italiana que fue testigo del amor entre Romeo y Julieta.

Es “en la hermosa Verona donde colocamos nuestra escena”. Así comienza Romeo y Julieta de William Shakespeare, sin duda su obra más famosa. Gracias al dramaturgo, Verona se ha convertido en una de las mejores escapadas de toda Italia. A esta ciudad se acercan en masa cada verano los fans de la obra para verla representada en su lugar de nacimiento, aunque Verona es mucho más que el enclave donde esta pareja se enamoró. La hermosa Verona inspira y deleita con sus maravillas arquitectónicas, ruinas y el delicioso bigoli in salsa.

Esta ciudad fortificada del norte de Italia en la famosa región del Véneto es, de hecho, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO gracias a sus joyas medievales y renacentistas en excelente estado de conservación. Durante mucho tiempo fue un puerto militar y comercial estratégico, que floreció bajo el Imperio de Carlomagno y la familia Scaliger, gobernantes de la ciudad 700 años después. Bajo ambos mandatos, la ciudad mejoró en defensa e infraestructura. Aunque durante la Segunda Guerra Mundial gran parte de los edificios antiguos fueron destruidos, los esfuerzos de reconstrucción de la posguerra devolvieron a Verona su esplendor. Hoy en día, quienes quieran ir más allá de los típicos tours de Shakespeare, pueden visitar los restos de la puerta de la ciudad, el Ponte Pietra, el Teatro Romano y el Arco dei Gavi.

Los puentes y los edificios antiguos se extienden por toda la urbe. Foto: Shutterstock

La situación estratégica de Verona a los pies de los Dolomitas y cerca del Lago de Garda y Venecia la configuran como un destino idóneo para una escapada si te encuentras en la región del Véneto. He aquí nuestra guía de cosas que hacer en Verona.

Qué comer

A pesar de que la gastronomía varía según la región, la comida es siempre el epicentro de la cultura italiana. Verona no iba a ser diferente y es un buen lugar donde degustar diferentes recetas propias de la región. Desde la dinastía Lombardi en tiempos de la edad media, es habitual que en los hogares se prepare lesso e pearà durante las celebraciones y días festivos. La carne se cocina a fuego lento y se combina con un caldo sazonado con sal y pimienta. Para rematar el plato, basta con añadir un poco de carne hervida. Se trata de una receta tan típica de la región que no la encontrarás en ningún otro sitio de Italia. Por su parte, el bigoli in salsa puede encontrarse en prácticamente todos los menús de la ciudad. Aunque es un plato típico veneciano, la versión veronesa sustituye las anchoas por sardinas. Sea cual sea la variante que escojas, se presenta con espaguetis y cebolla.

El arroz vialone nano es el escogido para preparar el tradicional risotto all’Amarone, un plato aromatizado con el emblemático vino tinto local, cebollas, caldo, aceite de oliva, sal y pimienta. Acompáñalo con un Amarone y ya serás como un lugareño más.

Los restaurantes tradicionales se hallan en casi cualquier rincón de Verona. Si te apetece una comida con vistas a las montañas Lessini, entonces, la mejor opción es Ristorante Piper. El interior es algo recargado, con un enorme marco dorado y espigas de trigo rojo, pero la comida que sirven lo compensa todo. En el menú figuran carnes, pescados, pastas y alternativas veganas. Los carnívoros pueden deleitarse con el bistec a la parrilla, mientras que los veganos pueden probar cualquier plato con seitán. En verano, siéntate afuera, bajo el toldo, para disfrutar de una deliciosa cena estival.

Por su parte, Terraza Bar Al Ponte lleva la cocina veronesa al siguiente nivel. Contempla el maravilloso Ponte Pietra mientras te llevas a la boca platos de temporada como la trucha ahumada con sal de Cervia. Tras la cena, brinda con un Spritz.

Qué hacer

Verona es una ciudad pequeña, por lo que recorrerla a pie es sencillo. Además, las atracciones turísticas más destacadas quedan cerca unas de otras. Las tres plazas principales son el punto de partida perfecto. La más grande, Piazza Bra, acoge un buen número de enclaves históricos, como Arena di Verona, donde se desarrollan las representaciones estivales de Romeo y Julieta; y el lujoso Palazzo della Gran Guardia, que tardó dos siglos en construirse y, en la actualidad, alberga conciertos y exposiciones.

Las plazas delle Erbe y dei Signori rinden homenaje al glorioso pasado de Verona con edificios de tal magnitud como el Palazzo Maffei y la Loggia del Consiglio. En este punto, recomendamos acudir al mercado de frutas y verduras de Erbe para adquirir algunos productos locales.

Un viaje a Verona no estaría completo sin realizar un recorrido por los lugares que fueron testigo de la tragedia más famosa de Shakespeare. La tumba de Julieta está ubicada en el monasterio franciscano de San Francesco al Corso y bien merece una visita. El balcón de Julieta es el sitio más famoso de Verona. Los amantes tristes se acercan a este sitio para pedirle a la enamorada de Romeo un poco de suerte en sus romances. Encontrarás una larga fila de turistas que esperan para fotografiarse en el escenario más simbólico de la ciudad.

Dónde dormir

Hotel Firenze, Sure Hotel Collection by Best Western

Situado a medio camino entre la estación de tren y el Palazzo Bra, se trata de un elegante hotel boutique que consta de 49 habitaciones. Hay dormitorios individuales para disfrutar de una estancia sencilla y acogedora, pero a medida que estos aumentan de tamaño, también lo hacen las comodidades: suelos de madera, jacuzzi o baños turcos. En el hotel hay servicio de alquiler de bicicletas y servicios especialmente diseñados para huéspedes con alergias graves, quienes pueden acceder a habitaciones hipoalergénicas.

Hotel Colomba D’Oro

A un paso de la Arena, este hotel familiar ofrece a los huéspedes un alojamiento majestuoso y un servicio personalizado. Todas y cada una de las habitaciones están equipadas con muebles de diseño, televisiones de pantalla plana y colchas de brocado italiano a rayas que evocan el Renacimiento. El vestíbulo dorado no pasa desapercibido, como tampoco el bar, donde tomarse la última copa antes de ir a dormir.

El Hotel Colomba D’Oro y su mobiliario tradicional te invitan a viajar hasta el Renacimiento. Foto: Booking.com