Puente Romano en las afueras de Mérida, con la pequeña pero encantadora ciudad al fondo. Foto: Shutterstock

Extremadura: Guía de la región

Ponte las botas en todos los sentidos. Comer y caminar son un auténtico placer en esta tierra histórica.

¿A qué época te gustaría ir si pudieses viajar al pasado? No pierdas tiempo pensándolo y ve a Extremadura, una máquina del tiempo con múltiples paradas. Sembrada de pequeñas ciudades y pueblos, te transportará tanto a la época Visigoda como al esplendor del Imperio Romano, entre muchas otras.

Dividida en dos provincias, Cáceres y Badajoz, la ciudad más emblemática de Extremadura (y su capital) es Mérida. Llegó a ser de vital importancia en la Hispania del Imperio romano. No en vano su nombre actual deriva del latino Emérita Augusta, pues el emperador Octavio Augusto envió a sus soldados más veteranos, los eméritos, para custodiarla. Su teatro romano es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y está tan bien conservado que en verano se celebran festivales de teatro y música. Con esta y otras atracciones como El Templo de Diana o el Anfiteatro, Mérida es parada imprescindible en tu escapada de fin de semana a Extremadura.

En el sureste de España, ubicada entre Castilla y Andalucía y fronteriza con Portugal, la comunidad de Extremadura es una preciosa mezcla de culturas históricas. Pero no solo vive de rentas. Se ha creado una identidad propia con sus atractivos naturales y una gastronomía que, sin olvidar sus raíces, ha florecido, al igual que sus famosos cerezos, con fuerza y belleza.

DÓNDE COMER

En la plaza mayor de Trujillo, pueblecito con encanto medieval donde se rodaron escenas de la serie Juego de Tronos, se celebra cada año en mayo la Feria del Queso. No te preocupes si no te coinciden las fechas, porque en cualquier mercado o tienda local de Extremadura te será fácil encontrar una gran variedad de sus exquisitos lácteos. La Torta del Casar con Denominación de Origen Protegida (DOP) es el más apreciado, una delicia cremosa para untar, de olor penetrante y sabor muy intenso. Concretamente el “Virgen del prado” de la Quesería Doña Francisca fue declarado el tercer mejor queso del mundo en el último World Cheese Awards (2019) celebrado en Bergamo, Italia. Puedes visitar la Quesería de Doña Francisca, en Casar de Cáceres, para una visita guiada y una degustación.

Extremadura destaca también por sus embutidos ibéricos, especialmente el jamón de bellota, de fama internacional.  En Jaraíz de La Vera encontrarás el Restaurante La Finca (ubicado en la Villa Xarahiz), con un precioso patio y una terraza con vistas espectaculares al entorno rural. Además de una vinoteca excepcional, ofrecen productos de temporada, manjares tradicionales como Ibéricos de la zona o las migas extremeñas (delicia vegetariana), y platos para amantes de la carne como la Caldereta de Cabrito. Termina con un tiramisú de cerezas, fruto que es orgullo regional.

Pide en cualquier bar de la provincia de Cáceres unas “patatas revolconas”. Es una receta típica y sencilla que mezcla puré de patatas, torreznos crujientes y aceite de oliva, tres pilares de una tapa perfecta para acompañar cualquiera de los excelentes vinos de la zona.

QUÉ HACER

Puedes empezar tu viaje de fin de semana en Plasencia, “La Joya del Valle del Jerte”, conocida por albergar no una, sino dos imponentes catedrales, una románica (la vieja) y otra renacentista (la nueva), algo casi inaudito si tenemos en cuenta que se trata de una ciudad muy pequeña.

A tiro de piedra de Plasencia, dirígete al Valle del Jerte, que brinda un espectáculo como el que solo podrías contemplar en tierras niponas. Durante unos 20 días en los meses de marzo y abril, más de un millón y medio de cerezos florecen para cubrirlo todo de un manto blanco que crea un ambiente mágico, y que te hará sentir como en una película de Miyazaki. Si atraviesas El Valle del Jerte hacia el este llegarás a la Reserva Natural Garganta de los infiernos ¡Que no te engañe su nombre! Forman un precioso recorrido de pozas naturales refrescantes, un divertido parque acuático.

También desde Plasencia, otra alternativa es recorrer la comarca de La Vera. Conocida por su famoso pimentón, es una región de 8 km de largo sembrada de pueblos con encanto como Jarandilla De La Vera, con su Castillo (ahora Parador) construido en el ocaso de la Edad Media y que fue refugio del Emperador Carlos V. Encontrarás en tu camino lo que los lugareños llaman humildemente “charcos”, como La Máquina o El Trabuquete, con aguas cristalinas y fondo de rocas.

No pierdas el norte, pero tampoco dejes de bajar hacia el sur. Visita el majestuoso paisaje de Los Barruecos, donde también se rodó una espectacular batalla de Juego de Tronos. Difícil de describir, Los Barruecos es un relieve aplanado, casi sin árboles, y salpicado de pequeños lagos y curiosos domos de granito. En 1996 fue declarado Monumento Natural por la Junta de Extremadura.

En medio de este escenario peculiar, en Malpartida de Cáceres, hay algo todavía más chocante: El Museo Vostell, creado en 1976 por el artista multidisciplinar alemán Wolf Vostell (creador del movimiento Fluxus), quien, tras llegar a la provincia para estudiar arte clásico, se enamoró tanto del paisaje como de una mujer de la zona, y allí se quedó hasta su muerte. Según palabras del propio artista las rocas del lugar le dijeron “tienes que hacer algo aquí” e inauguró el museo cubriendo de hormigón su coche, un Opel Kadett. Además de esta extraña y brutal obra automovilística, a día de hoy el museo exhibe unas 250 obras de artistas de todo el mundo, entre ellas varias de Yoko Ono.

La provincia de Badajoz, al sur de la comunidad, es conocida por ser un poco más seca que Cáceres, pero si te sobra tiempo en tu fin de semana por Extremadura te puedes perder en las callejuelas de Jerez De los Caballeros, un pueblo plagado de casitas blancas con aires mediterráneos, pues se encuentra en una comarca fronteriza con Andalucía.

DÓNDE DORMIR

La Tierra Roja

Muy cerca de Malpartida de Cáceres, donde está el Museo Vostell, se ubica La Tierra Roja. Muebles de distintas épocas y lámparas de araña se mezclan con cuadros de arte contemporáneo en esta villa local que alquila sus habitaciones. Se cuela incluso algún trofeo de caza. Su mezcla de estilos tan variados podría resultar disparatada, pero aquí consiguen que quede fascinante y llena de armonía. Tiene un patio ajardinado y con palmeras cerrado por murallas cubiertas de enredaderas, con una piscina rodeada de enormes vasijas de barro que hará tus delicias en esta tierra calurosa. El desayuno es casero, rico y variado.

La Torre de Bujaco By Cáceres Central Suites

Alójate en este pequeño apartamento con un patio con terraza. Situado en un edificio del siglo XIX en el centro de la ciudad de Cáceres, está a pocos minutos de la Plaza Mayor y de otros edificios de interés como el Palacio de los Golfines de Abajo. Aunque su interiorismo es moderno y cómodo, mantiene parte de techos y paredes del inmueble original. Cuenta con todos los servicios como wifi y aire acondicionado, y cocina equipada.