Dijon ist ein pulsierendes Kulturzentrum in der Region Burgund. Credit: Shutterstock

Dijon: guía de la ciudad

Cultura exquisita y alta cocina, una mezcla deliciosa en Dijon

La poco conocida ciudad francesa de Dijon merece una visita. Su escena gastronómica está adelantando a sus grandes y más conocidos rivales. Toda esta exquisitez que viene de la Borgoña – además de algunos de los mejores vinos franceses – acaba en los restaurantes, cafés, tiendas y mercados de comida de Dijon.

El atractivo cultural y arquitectónico es simplemente abrumador. Al pasear por el centro histórico de Dijon te encontrarás con docenas de hôtels particuliers – elegantes casas urbanas construidas para la nobleza entre los siglos XV y XVIII. Son el preámbulo del Palacio de los Duques y Estados de Borgoña, antiguo palacio de los duques de Borgoña. Este inmenso edificio es lo suficientemente fascinante incluso sin la admirable Place de la Libération de enfrente.

Dirígete a la iglesia de Notre Dame, del siglo XIII, sus fantásticas y grotescas gárgolas de mirada maliciosa son una maravilla. Observa las lechuzas de latón incrustadas en las aceras y sigue el Camino de la Lechuza por todo el centro de la ciudad. En la Rue de la Chouette (calle de la Lechuza) encontrarás una muy bonita. Haz lo mismo que los dijoneses y frótala – siempre con la mano izquierda –, da buena suerte. Pasea por esta calle y rodéate de las preciosas casas medievales con entramado de madera. Hay muchísimas cosas que ver y hacer en Dijon durante una escapada.

Dijon

Dónde comer

Empieza tu ruta culinaria por Les Halles, un mercado del siglo XIX en el centro de la ciudad. Acércate al delicatesen Le Gourmet y date un capricho de caracoles rellenos de crema de perejil con ajo o una tarrina de pato con kir.

Echa un ojo a la carne charolais cuyo rico sabor es perfecto para ternera a la borgoñesa, el guiso por excelencia de la región. Para más autenticidad, pide un reconfortante bol en el Café Gourmand en la Place de la Libération. Para tu dosis de queso, déjate caer por Les Trois Bures, un agradable restaurante detrás del mercado que se especializa en platos de queso con variedades locales.

Si tu presupuesto da para más, regálate una comida en Loiseau des Ducs, un restaurante con una estrella Michelin creado por la viuda del chef Bernard Loiseau.

Visita Edmond Fallot Moutarderie y descubre uno de los verdaderos sabores de Dijon. Al final de la tienda en el Bar à Moutardes podrás hacer una cata de mostaza y ver cómo puede cambiar este condimento al añadir albahaca, estragón y nueces.

Dijon también tiene un lado dulce y picante por ser la cuna del aromático y francés pain d’épices — pan de jengibre. Entra en la preciosa tienda Mulot & Petijean y huele las esencias del clavo, jengibre, nuez moscada y canela.

En esta ciudad universitaria tan llena de vida, no hay escasez de bares animados. Ve a la rue Jean Jacques Rousseau donde se encuentra L’Absintherie, un bar de absenta que también tiene cerveza, vino y embutidos.

Qué hacer

La Torre Philippe le Bon te eleva por encima del Palacio de los Duques y Estados de Borgoña. Sube sus 316 escalones y obtendrás unas vistas panorámicas de Dijon, quizá también llegues a ver el Mont Blanc, la montaña más alta de Francia.

De vuelta a la tierra, dirígete a la entrada del palacio para visitar el museo de Bellas Artes, que es uno de los museos más grandes de arte regional en Francia. Disfruta tranquilamente de sus 130.000 piezas de arte desde la Edad Media al Renacimiento hasta nuestro tiempo.

Si combinamos la historia y el amor por la comida, podemos entender la historia de cómo el pain d’épices se convirtió en una parte indispensable de la cocina francesa. La Fábrica de Pan de Jengibre es la fábrica y museo de Mulot & Petijean cuya visita acaba con la degustación de algunas de sus tartas de jengibre.

Dónde dormir

Grand Hotel la Cloche 
El Grand Hotel la Cloche de cuatro estrellas está en un precioso edificio del siglo XIX que da a la plaza y jardines Darcy. El diseño es contemporáneo y a la vez cálido y acogedor, un bar elegante que combina con su excelente restaurante y jardines de diseño paisajista. Adéntrate en el sótano abovedado para relajarte en su spa con piscina climatizada de inmersión, sauna y sala de vapor.

Dijon

Hotel des Ducs
No hay hotel más céntrico que el Hotel des Ducs, que está a la vuelta de la esquina del museo de Bellas Artes. Las distinguidas y modernas habitaciones tienen balcón, y el edificio adjunto cuenta con apartamentos con cocina. El hotel también tiene elegantes habitaciones en la Maison des Ducs, del siglo XV, y atractivas suites en la Résidence des Ducs.