Estarás rodeado de todos los colores del arcoíris en Brighton. Foto: Nabil Aiman/Unsplash

Brighton: guía de la ciudad

Nuestra guía local de la ciudad costera incluye sugerencias de restaurantes y hoteles, así como los mejores consejos para disfrutar al máximo de este llamativo resort

Excéntrico, colorido y cosmopolita, Brighton tiene un encanto costero que lo recorre de punta a punta. Este antiguo patio de juegos del rey Jorge IV, que construyó su palacio con cúpula en Old Steine, ha sido un lugar de recreo popular desde el siglo XVIII. Brighton se estableció como una ciudad gay-friendly en los años 20, y hoy en día se sigue jactando de su animado ambiente LGBTQ+. La ciudad es igual de hospitalaria para todo tipo de gente, desde los veganos bohemios a los nómadas digitales que acuden aquí en masa.

Resguardada por las colinas onduladas del Parque nacional de South Downs, Brighton es perfecto para recorrer a pie, ya que la playa, el muelle y el pabellón se encuentran a poca distancia. Los excursionistas, los veraneantes y la población local disfrutan por igual de esta ciudad separada del Canal de la Mancha por una larga playa de piedras y un paseo marítimo de la época de la Regencia. Sus llamativos encantos son muy variados: van desde los coches de choque del muelle de Brighton hasta un vuelo futurístico en la British Airways i360, una torre de observación de 162 metros con un mirador flotante de cristal. Es el lugar perfecto para una escapada urbana.

Brighton
Un paseo por el emblemático Muelle de Brighton es imprescindible. ¡Pero cuidado con las gaviotas! Foto: Diana Mat/Unsplash

Dónde comer

El panorama gastronómico de Brighton se ha intensificado durante la última década y aboga por la comida cultivada localmente, con una gran variedad de cafeterías y restaurantes independientes. Para desayunar, elige el Egg & Spoon, una cafetería luminosa y desenfadada en Kemptown en la que se sirven estupendos platos de brunch, como gofres de mantequilla con bacon y sirope de arce, Buddha bowls veganos y coloridos y sus panecillos de desayuno marca de la casa, los Scot, rellenos de morcilla, bacon crujiente y cremosa mayonesa de huevo.
El primer restaurante vegetariano de Brighton, Food for Friends, se encuentra en el barrio de The Lanes y lleva casi 40 años saciando el apetito de los herbívoros con su tofu crujiente, sus bao buns y sus platos para compartir de todos los colores del arcoíris. Si se trata de una ocasión especial, lo requerido es una mesa en Isaac At, en el barrio de North Laine, en el que el menú degustación moderno ofrece la experiencia completa, desde la ginebra hasta pez rubio proveniente de Sussex.

Tras un día memorable en Brighton, solo hay un lugar en el que recobrar las fuerzas: el Lucky Beach, un restaurante escondido bajo unos arcos que sirve hamburguesas de una calidad inigualable (galardonadas y orgánicas) en su terraza frente a la playa. Pero cuando la única salvación es un plato de fish & chips caliente, pídete uno de estos para llevar en The Regency, el restaurante de mariscos más antiguo de Brighton desde el que se puede ver todo el muelle oeste.

Qué hacer

Hay muchas cosas que ver en Brighton, sobre todo el Royal Pavilion, un palacio decorado con estilo indo-sarraceno. Esta cúpula del ocio construida en la costa para el rey Jorge IV era en el siglo XVIII la ubicación elegida del monarca para celebrar sus legendarios banquetes bacanales (lo que dio comienzo a la reputación de Brighton por su gusto por la diversión).

Pero está lejos de ser un museo viejo y desfasado. Una audioguía hace un tour por el opulento interior indochino, desde los candelabros bañados en oro y decorados con dragones en el comedor hasta la magnífica habitación de la música de tonos dorados y rojos. En verano, los visitantes pueden reservar una visita adicional de los cuartos de servicio, el sótano y el túnel subterráneo. El rey utilizaba este corredor subterráneo construido en 1821 bajo los jardines del Royal Pavilion cuando su popularidad estaba decayendo y consideraba que no era seguro dejarse ver en público. Los rumores cuentan que lo usaba para visitar a su amante, la señorita Fitzherbert, aunque en realidad lo utilizaba para ir a ver a sus caballos en los establos reales ubicados en lo que ahora se conoce como la Brighton Dome.

Hay muchas cosas que hacer en Brighton, y una de ellas es ir de compras. North Laine es un enclave animado y bohemio famoso por su arte callejero y repleto de tiendas especializadas, bares con terraza y cafeterías veganas. Por otro lado, The Lanes es un laberinto de callejones adoquinados victorianos que esconde bazares vintage, joyerías de antigüedades y galerías de arte. Pasea por el este del muelle hasta Kemptown, un barrio que recuerda a un pueblecito con adorables tiendas de antigüedades y un enorme mercadillo que vende extraños y maravillosos objetos junto al mar.

La reputación de Brighton de ciudad de fiesta implica que no hay escasez de establecimientos de calidad donde sirven alcohol. En los últimos años, se ha hecho con una tripulación sólida de cerveceros, enólogos y destiladores junto al mar, y la mayoría de sus creaciones se pueden degustar en el Bison Beach Bar, en Sea Lanes, un bar al aire libre en la playa con una atmósfera que evoca a Bali, o en el Seven Stars, un pub con decoración exuberante en Ship Street.

El Rockwater, en Hove, es otro lugar de reunión popular en primera línea de playa con un bar de cócteles y un restaurante, cabañas playeras en tonos pasteles y música en directo desde la terraza que se extiende hasta la playa. En el lado este de los conciertos se encuentra Patterns, otro bar con terraza, ideal para tomar unas copas por la noche. Su interior está decorado con estilo Bauhaus, con paredes de ladrillo caravista y espejos convexos antiguos, y atrae a un reparto de DJ dignos de Ibiza. Sin embargo, no hay nada que pueda derrotar al favorito de los lugareños, Fortune of War, un pub del siglo XIX ubicado en Kings Road Arches y engalanado como un galeón desgastado por la batalla.

Dónde dormir

Selina Hotel

En los años 20, Brighton tenía la reputación de ser tan insalubre como un complejo turístico sucio de fin de semana. Un siglo más tarde, tras una invasión de hoteles boutique adorables y B&Bs de categoría, se ha convertido en uno de los mejores destinos británicos en los que pasar el fin de semana. Posicionado frente a los restos del muelle oeste, Selina, un hotel moderno de estilo surfero perteneciente a la marca latinoamericana, tiene habitaciones acordes a todos los presupuestos. Las 31 habitaciones diseñadas por Tola Ojuolape (y las 19 que se añadirán pronto) tienen un encanto de brisa marina, mientras que el colorido vestíbulo, el bar y el restaurante Old Pier canalizan el floreciente panorama creativo de Brighton. Se ofrecen lecciones de surf a remo y clases de yoga todos los días. Por otro lado, los huéspedes comprometidos con la comunidad pueden unirse a la limpieza de la playa los domingos por la mañana.

Brighton

Artist Residence

Si buscas algo más romántico, haz una reserva en el Artist Residence de la Regency Square. Los dueños se inspiraron en el variado panorama artístico de Brighton y pusieron un anuncio en el periódico local para buscar a artistas que decoraran cada una de las 24 habitaciones a cambio de pensión completa gratuita. El resultado son habitaciones con un estilo único con ladrillos cara vista, madera de estilo antiguo y piezas vintage, junto con algunas obras de arte local, ventanales y magníficas vistas al mar. En la planta baja, el bar restaurante Clubhouse sirve desayunos, brunch y cócteles que lo hacen destacar de sus competidores corporativos.